¿Por qué la Enfermedad de Alzheimer? Pensando en lo que Hemos Hecho

«Pienso, luego existo». 

René Descartes

En el siglo 17, Rene Descartes filosofaba sobre lo que él creía que era una verdad «firme y segura». Y si se sabe la verdad, el pensamiento consciente aún se sigue considerado como un factor decisivo en lo que nos hace humanos. Sin embargo, cuatro siglos más tarde, la causa más rápida en aumento de discapacidad y muerte en los países desarrollados es un grupo de enfermedades que inhiben la verdadera esencia de lo que somos.

La demencia se define como una condición del cerebro marcada por una disminución progresiva de las funciones cognitivas o intelectuales debido a la degeneración de los tejidos neurales. El pensamiento, junto con la comprensión, la planificación y la comunicación, con el tiempo degenera hasta el punto de que los pacientes ya no son lo que fueron. 

Aunque el paciente puede no estar consciente de los cambios, la enfermedad afecta inicialmente la memoria, la capacidad de pensar, el juicio y el aprendizaje. La enfermedad progresa entonces a afectar a otras funciones (incluyendo el habla, la deambulación y la conciencia social), hasta incluso la más básica de las funciones de todos los días se hace imposible, y las relaciones con los cuidadores, familiares y amigos están casi siempre tensa como resultado. 

El número de personas con enfermedades de demencia está creciendo a un ritmo alarmante en todo el mundo. De acuerdo con la Sociedad de Alzheimer, «Hay 800.000 personas con demencia en el Reino Unido con un número que aumentará a más de 1 millón para el año 2021. Esto se elevará a 1.7 millones en 2050».

El número de norteamericanos con la enfermedad de Alzheimer—el tipo de demencia más común—se proyecta que triplique en los próximos 35 años, de los 5.4 millones actuales hasta los casi 16 millones en 2050. Este enorme incremento en tan poco tiempo debe servir como una advertencia de que algo anda mal, muy mal. Pero, ¿qué y por qué?

Aunque la enfermedad de Alzheimer se descubrió por primera vez hace un siglo, los científicos aún no entienden completamente las causas. Género, herencia, niveles educativos bajos, diabetes mal controlada, edad avanzada, interrupción del sueño, falta de actividad mental y el tabaquismo, todos podrían estar relacionados con la pérdida de memoria, la demencia y el Alzheimer. Pese a que ninguno de estos factores por sí solos se les ha culpado, parece que la predisposición genética, el estilo de vida, los factores dietéticos y las cuestiones ambientales pueden jugar un papel en los tipos de demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer.

Por el momento no existe prueba disponible de diagnóstico que sea 100 porciento exacta, por lo que su presencia no se puede confirmar hasta que se haga un examen del cerebro post-mortem. Y es importante tener en cuenta que las condiciones tratables como la deshidratación, deficiencia de vitamina B12, trauma en la cabeza, las interacciones medicamentosas o apnea del sueño pueden simular la enfermedad de Alzheimer al traer el deterioro cognitivo leve, así que una prueba minuciosa para eliminar esos factores es imprescindible. 

La industria farmacéutica continúa con su búsqueda de la píldora mágica para revertir los síntomas. Recientemente investigaciones financiadas utilizando imágenes y biomarcadores en fluidos corporales (sangre y líquido cefalorraquídeo) promete la detección temprana de la enfermedad y el seguimiento de su progresión, pero necesita más pruebas antes de que pueda ser utilizado de forma rutinaria en el diagnóstico clínico.

Al igual que con cualquier enfermedad, la mejor esperanza es encontrar y tratar la causa en lugar del efecto. Un estudio reciente en relación con su causa se ​​centró en la reducción del cerebro que se ve en las demencias, y la enfermedad de Alzheimer, en particular. Los análisis de sangre y escáneres cerebrales de un grupo de personas mayores con pocos factores de riesgo para la enfermedad mostró que aquellos con cerebros más grandes y memoria más alta o resultados de pruebas de pensamiento cualificados tenían los más altos niveles de vitaminas B, C, D y E, así como omega-3 ácidos grasos en la sangre, mientras que aquellos con las puntuaciones más pobres tenían altos niveles de ácidos grasos trans en la sangre.

Las grasas artificiales trans se encuentran en la margarina, alimentos preparados y comidas rápidas, las que, por supuesto, todas son relativamente nuevas tendencias en nuestra dieta. Sin embargo, por desgracia, estos alimentos constituyen un abrumador porcentaje de una dieta occidental típica, y la investigación actual indica que estos alimentos son probablemente perjudicial para nuestro cerebro.

Es lógico, pues, que evitar los alimentos procesados ​​y en lugar de comer alimentos con un alto cociente de ácidos grasos omega-3 y omega-6, junto con las verduras ricas en vitaminas ayudaría a dar a nuestro cerebro una buena defensa contra la enfermedad de Alzheimer. Productos de origen animal de pastoreo, como carne de res, productos lácteos crudos (como la leche, queso y mantequilla), el pollo y los huevos tienen una relación más favorable de ácidos grasos omega-3 y omega-6, así como varias de las vitaminas del grupo B, vitaminas D y E y, e incluso a veces la C que sus contrapartes de granjas industriales. De hecho, la carne y productos lácteos provenientes de las granjas industriales no se recomiendan como parte de una dieta saludable para el cerebro, porque su contenido de ácidos grasos están considerablemente alterados, no obstante, esos alimentos dominan el mercado de la proteína occidental y de hecho podrían estar dañando la salud de nuestro cerebro. Similarmente, la mayoría del pescado capturado en estado silvestre (especialmente en aguas frías) pueden considerarse una buena fuente de vitamina E con un balance más favorable de ácidos grasos omega que su contraparte el pescado de granja. Otros alimentos beneficiosos incluyen el aceite de olivo, nueces, semillas de linaza y hortalizas de hoja verde, todo esto se encuentra en las dietas del tipo mediterráneo.

Aunque el gobierno de Estados Unidos ha fijado un objetivo nacional para detener la enfermedad de Alzheimer para el año 2025, la profesión médica no pretende tener una cura para ella. Pero el Instituto Nacional de la Salud de los Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) reconoce que «una dieta nutritiva, actividad física, relaciones sociales, así como la estimulación mental pueden ayudar a las personas a permanecer saludables con el paso de los años. Nuevas investigaciones sugieren que estos y otros factores también podrían ayudar a reducir el riesgo del deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer».

Descartes, en su Discurso del Método, detalló, «Con el tiempo que me queda, he resuelto en emplearlo para tratar de adquirir algún conocimiento de la naturaleza, de modo que podamos ser capaces de extraer más ciertas normas para la medicina que las que poseemos».

Así como Descartes concluyó, aún hay mucho que aprender tanto sobre la naturaleza como de la medicina. Quizás futuras investigaciones servirán mejor para enfocar para obtener un mejor entendimiento de lo que hacemos hecho al alterar la naturaleza y los alimentos que injerimos a tal grado que somos susceptibles a condiciones tales como el Alzheimer, y lo que podemos hacer para revertir el dramático incremento de esta debilitante enfermedad.