Bienaventurados son los que...

«Bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; por tanto no menosprecies la corrección del Todopoderoso» (Job 5:17). 

«Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni se sentó en silla de burladores; antes en la ley del SEÑOR es su voluntad, y en su ley pensará de día y de noche» (Salmos 1:1–2, JBS). 

«Gustad, y ved que es bueno el SEÑOR; dichoso el hombre que confiará en él» (Salmos 34:8, JBS). 

«Bienaventurado el que entiende sobre el pobre; en el día malo lo librará el SEÑOR. El SEÑOR lo guarde, y le dé vida: sea bienaventurado en la tierra, y no lo entregues a la voluntad de sus enemigos» (Salmos 41:1–2, JBS). 

«SEÑOR de los ejércitos, dichoso el hombre que confía en ti» (Salmos 84:12, JBS). 

«Bienaventurado todo aquel que teme al SEÑOR, que anda en sus caminos» (Salmos 128:1, JBS). 

«Bienaventurado el hombre que halló la sabiduría, y que saca a luz la inteligencia» (Proverbios 3:13, JBS). 

«Mas el que tiene misericordia de los pobres, es bienaventurado» (Proverbios 14:21b). 

«¡Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia (o rectitud), porque ellos serán saciados! ¡Bienaventurados los misericordiosos; porque ellos alcanzarán misericordia! ... ¡Bienaventurados los pacificadores; porque ellos serán llamados hijos de Dios!» (Mateo 5:6, 7, 9, JBS).