El Fantasma de Carlomagno

Con todo lo que está pasando entre los líderes de Europa en medio de la crisis financiera, un reciente artículo de opinión en el New York Times preguntó, «¿En dónde está Carlomagno cuando le necesitamos?» Cuando la unidad se ve desafiada en Europa, el fantasma del rey medieval frecuentemente entra en escena.

¿Qué clase de gobernante era, y por qué inspira tanta admiración? ¿En qué sentido era «el Padre de Europa?» Rosamond McKitterick, una autoridad sobre Carlomagno altamente estimada, explicó en una entrevista con Visión en 2011, «Fue debido a Carlomagno que esta zona fue unificada políticamente, aunque también fue traída bajo un gobierno cristiano, y una cultura común cristiano-latina fue introducida en esta esfera completamente. Lo que también se tiene es un sistema de gobierno que involucra al cristianismo, que es absolutamente la responsabilidad moral del gobernante por mantener. En este caso, creo que podría ser considerado como el padre de Europa».

Sin embargo, el autor del artículo del New York Times, el historiador Istvan Deak dejó fuera su propuesta, para una mejor cooperación europea, a cualquier religión dominante. Escribió: «Un nuevo constructo imperial acogiendo a todas las naciones, las religiones e ideologías no totalitarias podría muy bien ser la única alternativa al renacimiento del tribalismo, con todas sus consecuencias trágicas. Y será la tarea sagrada de los líderes hacer que el resto de la sociedad vea esto como una exaltada meta casi religiosa: una nueva fe europea que no pertenezca a ninguna iglesia».

Deak señala que Otón de Habsburgo-Lorena, el último pretendiente al trono austrohúngaro, escribió hace 50 años que «Sólo algo tan místico. . . como el Santo Imperio Romano podría dar esperanza a la gente, un sentido de renovación religiosa para combatir los efectos perniciosos del interés local, el chovinismo, la xenofobia y el racismo». En esto no fue tan diferente de Carlomagno, que dio lugar al Sacro Imperio Romano. Después de haber entrevistado a Otón de Habsburgo-Lorena hace varios años en su casa en Alemania, lo que puedo decir es que su visión de lo que Europa necesita ciertamente incluía la religión tal como es definida por la Iglesia Católica Romana.

«Las cartas papales dirigidas a Carlomagno por Esteban II y Adriano I, reiteran las expectativas del Papa del deber del rey franco en defender a San Pedro y la iglesia romana así como prestar atención al papa».

Rosamond McKitterick, Charlemagne: The Formation of a European Identity (2008)

Aunque Carlomagno era un franco de habla alemana, el Papa lo coronó «emperador de los romanos» en Roma el día de Navidad, 800 A.D. como «Defensor de la Fe», A Carlomagno se le animó a verse a sí mismo como el nuevo Constantino, el emperador romano del siglo IV, cuyos edictos cristianizaron Occidente. De hecho, muchos aspectos de su gobierno demuestran una emulación de Constantino y cosas romanas.

Por ejemplo, parece que Carlomagno modeló su tumba en la capilla de Aquisgrán, Alemania, a semejanza de la compleja construida por Constantino en el interior de la Iglesia de Jerusalén del Santo Sepulcro, la ubicación supuesta de la sepultura de Cristo. De acuerdo con McKitterick, «es posible que pensaba, “Voy a tener un mausoleo maravilloso, y va a ser mi capilla; y luego, cuando me muera, voy a estar allí”. Por lo tanto, se convierte en una especie de santuario-un Santuario Imperial, pero al estilo de un emperador romano».

Cuando la gente habla de Carlomagno en términos de inspiración para la resolución de los problemas europeos actuales y sin embargo dejan de mencionar su intensa orientación religiosa imperial y romana, parece más que un poco descentrado. Otón de Habsburgo-Lorena sin dudad estaba en lo correcto cuando dijo que algo místico se necesitaría para unificar la Europa si se quiere tener éxito. Lo que quiso decir es involucrar a la religión católica romana. Ya sea que en el futuro exista una religión individual que haga el trabajo o algún amplio entendimiento ecuménico queda por ver.

En cuanto a la sobrevivencia del euro, parece ser una distracción temporal en busca del lazo que finalmente unirá a Europa.