La Invención de Deidades

Otros emperadores romanos del siglo I que se encontraban entusiasmados con la divinidad incluyen a los siguientes:

 

Claudio (41–54)

La introducción de una carta del emperador a la ciudad egipcia de Alejandría recomendaba que el mensaje se leyera para que sus habitantes pudieran «admirar la majestad de nuestro dios César». En muchas otras ocasiones a Claudio también se le denominaba «señor» y «salvador del mundo».

Nerón (54–68)

De acuerdo con el historiador romano Dión Casio, Nerón era recibido de formas que aludían a su supuesta divinidad: «¡Salve Nerón, nuestro Apolo!» y «¡Oh Divina Voz! ¡Benditos sean los que te escuchan!» (Historia de Roma 63.20.5). En inscripciones del reinado de Nerón también se le refería como «el buen dios» y “señor de todo el mundo”.

Vespasiano (69–79)

Aunque evitó los honores divinos para él mismo, muchos se referían a Vespasiano como «señor» y «salvador». Después de su muerte fue deificado por el Senado. Su hijo Tito comenzó la construcción de un templo para él en Roma, pero murió antes de completarlo.

Tito (79–81)

Conocido como el «salvador del mundo», Tito fue deificado por su hermano y sucesor, Domiciano.

Domiciano (81–96)

Al demandar su reconocimiento como deus praesens (la aparición de un dios de otra forma oculto), Domiciano se identificó de cerca con Júpiter, el padre de los dioses. Su extenso gusto por el mármol, cuyos restos aún se pueden ver en el Museo de Éfeso, fue el centro del culto imperial en Asia Menor. Suetonio registra que Domiciano con frecuencia se refería a sí mismo como divino y que incluso tenía la arrogancia de dictar una circular en nombre de sus procuradores en donde se refería a él mismo como «nuestro señor y nuestro dios» (Vida de los Doce Césares: Domiciano 13.2). Bajo su mandato, la deificación de los emperadores se hizo obligatoria.

Trajano (98–117)

Un templo dedicado a Trajano, construido con su permiso, aún puede verse en Pérgamo en Asia Menor. Trajano fue asociado con el dios Júpiter y fue deificado por su sucesor, Adriano.