En Búsqueda de la Felicidad

«Hoy en día, la ciencia está redescubriendo la validez de las perspectivas antiguas sobre la felicidad—en que existen conexiones importantes entre la esperanza y la felicidad, por ejemplo, o entre la gratitud, el perdón y la felicidad, el altruismo y la felicidad».

Darrin M. McMahon, “Una Historia de la Felicidad” 

«La vida, libertad y la búsqueda de la felicidad» es una frase que se encuentra en la Declaración de Independencia norteamericana. Las cuatro últimas palabras son también el título de una serie de novelas, libros de no ficción, canciones, programas de televisión y películas. Aunque la historia revela diferentes puntos de vista sobre el tema, la felicidad es ahora considerado en general como un derecho humano básico, y que todo el mundo se esfuerza por lograr lo que parece evidente. 

Todos podemos pensar en las circunstancias y situaciones que nos hacen felices: disfrutar de una buena comida con amigos, nuestro equipo ganando un gran torneo, conseguir un ascenso en el trabajo. Ahora bien, ¿estamos satisfechos con estos ocasionales vislumbres? ¿Qué pasa con la mayor parte de nuestras vidas? ¿Podemos decir honestamente que somos felices la mayor parte del tiempo? Si no es así, estaría bueno poner en consideración nuestro enfoque en la escurridiza meta. ¿Depende la felicidad de las circunstancias, o podemos lograrla a pesar de vivir en condiciones difíciles? 

Durante siglos, filósofos, psicólogos y académicos han tratado de definir esta emoción fundamental, se nos dijo la mejor manera de lograrlo, y se discutió sobre sus causas e incluso la validez de conseguirlo. En los últimos años se ha producido un aumento del interés en los círculos académicos y en la metodología científica sobre el tema. Sin embargo, como veremos, una fuente de consejo y sabiduría que precede todos estos estudios corrobora mucho de lo que hemos aprendido ulteriormente. 

Para empezar, ¿qué es la felicidad? No podemos perseguir algo si no sabemos lo que estamos buscando. El ex-biólogo molecular Matthieu Ricard lo describe como «un profundo sentido de florecimiento que surge de una mente excepcionalmente saludable. Esto no es un mero sentimiento de placer, una emoción pasajera, o un estado de ánimo, sino un estado óptimo de existencia». Aún más, declara que la felicidad es «una manera de interpretar el mundo, ya que si bien puede ser difícil de cambiar el mundo, siempre es posible cambiar la manera en que le vemos» (Felicidad: una guía para el desarrollo de la habilidad más importante de la vida).

Con esta definición como punto de partida, nuestra siguiente consideración en la búsqueda de la felicidad debe ser el preguntarse si nuestros pensamientos y acciones presentes es probable que nos lleven a nuestra meta.

EL PRINCIPIO DEL PLACER 

En la teoría psicoanalítica de Freud, el principio del placer es la fuerza que nos impulsa a satisfacer no sólo nuestra necesidad de cosas tales como la comida y la bebida, sino también otros impulsos físicos y psicológicos, y nuestro deseo de auto-gratificación. Si fuéramos a maximizar experiencias placenteras en la vida, ¿seríamos más felices? 

El filósofo Aristipo (435 a.C.-356 a.C.), discípulo de Sócrates y fundador de la escuela cirenaica de filosofía, enseñó que el objetivo final de la vida es el pacer - la gratificación inmediata, incluso tal vez a expensas de las normas morales o sociales. Mientras que la mayoría probablemente evitar esta filosofía cuando se identifica en términos tan crudos, parece que muchos sin querer se engranan en una forma moderna: el individualismo, o un énfasis en los derechos y las necesidades percibidas. 

Richard Layard, quien dirige el Programa de Bienestar en el Centro para el Desempeño Económico (London School of Economics), señala que el siglo 20 vio una disminución tanto de las creencias religiosas como de los ideales del socialismo. El vacío así creado, según él, fue ocupado por «la corriente del individualismo desenfrenado». Sostiene, además, que el individualismo no nos hace felices, ya que nos pone demasiado preocupados en cuanto a lo que podemos obtener para nosotros mismos. Por el contrario, él ofrece que «si realmente queremos ser felices, necesitamos algún concepto de un bien común, al que todos contribuyamos». 

Un estudio llevado a cabo por Michael F. Steger, director del Laboratorio de la Universidad Estatal de Colorado para el Estudio del Significado y Calidad de Vida, arroja una luz interesante sobre este tema. Junto con sus colaboradores, le pidió a los estudiantes que completaran registros diarios que indicaran si habían participado en actividades que fomentaran la virtud (como voluntariado) o actividades que buscando el placer (como emborracharse o «zumbado»). También se les pidió a los estudiantes responder a cuestionarios diarios diseñados para indicar lo felices que eran. Una de las conclusiones de Steger fue que, mientras más participación en actividades de fomento a la virtud las personas eran más felices en ese momento y al siguiente día. No encontró ninguna relación entre la búsqueda del placer y la felicidad. 

«Podríamos centrarnos menos en nuestra propia felicidad y más bien en la felicidad de los que nos rodean, pues el asiduo enfoque en la felicidad propia tiene el potencial de ser contraproducente».

Darrin M. McMahon, “Una Historia de la Felicidad” 

Según Layard, «las personas que se preocupan por otras personas son, en promedio, más felices que los que están más preocupados por sí mismos». Él cita estudios que muestran que experimentamos placer cuando ayudamos a los demás, incluso cuando no hay un beneficio directo para nosotros mismos. 

DINERO, DINERO, DINERO 

La cantautora británica Jessie J, en su canción «Price Tag», pregunta, «¿Por qué están todos tan obsesionados? El dinero no puede comprar la felicidad». Probablemente todos aceptamos la afirmación de los Beatles que «el dinero no puede comprarme amor», ¿pero puede comprar la felicidad? 

Esta es la pregunta que el investigador y explorador Dan Buettner planteada a un número de expertos líderes en el campo de la investigación de la felicidad. El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, codirector del Centro de Investigación de la Calidad de Vida en Claremont Graduate University, respondió: «No se puede acumular más cosas y esperar un aumento en el bienestar. . . . Sólo existe una relación muy débil entre las finanzas y la satisfacción con la vida; los multimillonarios en Estados Unidos son sólo infinitésimamente más felices que los de ingresos medianos. Una conclusión que los resultados parecen justificar es que más allá del umbral de la pobreza, los recursos adicionales no mejoran sensiblemente las posibilidades de ser feliz». 

Cuando se le hizo la misma pregunta, el psicólogo Ed Diener comentó: «Los estudios han demostrado que los ingresos de un individuo son un pobre pronosticador de su felicidad. . . . Las personas materialistas. . . rara vez son las personas más felices porque quieren demasiado. En general, es bueno para su felicidad tener dinero, pero tóxico para su felicidad el querer demasiado el dinero». 

Así que el dinero, el medio de intercambio para la mayoría en nuestro mundo, es útil para la obtención de las necesidades de la vida. Pero una vez que tengamos esas necesidades cubiertas, obtener más dinero simplemente activa la ley de rendimientos decrecientes en cuanto a la felicidad se refiere. Layard pone de relieve una paradoja donde a pesar de que los niveles de vida han subido más del doble en los Estados Unidos durante los últimos 50 años, las personas no son más felices. Un patrón similar es válido para Gran Bretaña y Japón. 

¿Por qué es así? Considere el siguiente escenario: Si tuviera que elegir entre dos mundos en el que los premios fueran los mismos, ¿se decidiría por el primero, en el que usted recibe 50.000 dólares al año, mientras que el otro un promedio de 25.000 dólares; o el segundo, en el que obtiene $ 100,000 al año, en tanto que todos los demás promedian 250.000 dólares? Layard nos dice que cuando se hizo esta pregunta a un grupo de estudiantes de Harvard, la mayoría prefiere el primer mundo, también señala que en otros estudios se llega a la misma conclusión. 

Entonces, nuestra relación con el dinero, es compleja. No se trata sólo de cuánto es lo que tenemos, sino también cuanto tienen otras personas con las que nos comparamos. 

MIRANDO POR ENCIMA DEL HOMBRO 

Sobre la base de encuestas de todo el mundo, Buettner identifica a los habitantes de Dinamarca, como a «los más felices del mundo» una serie de factores facilitan esto: una cultura de confianza, compasión y tolerancia, conciliación de vida personal y laboral, actividad física. Sin embargo, uno de los factores más significativos que Buettner identifica, es una cultura de paridad e igualdad económica. Dinamarca tiene una de las desigualdades más bajas entre ricos y pobres que en cualquier parte del mundo. Un lema nacional lo describe como un lugar «donde pocos tienen demasiado y menos aún tienen demasiado poco». Junto con esto se encuentra el rasgo nacional de no llamar la atención indebida a uno mismo. Buettner lo describe así: «En algunas partes del mundo, la gente siente la necesidad de competir con sus vecinos. . . . Aquí no hay ninguna presión para mantenerse a la altura con los vecinos; de hecho, pierde puntos por presumir». 

Los epidemiólogos Richard Wilkinson y Kate Pickett argumentan que cuanto más desigual es una sociedad, mayor es los problemas que experimentará con asuntos como la salud física y mental, la violencia, el encarcelamiento, abuso de drogas, y la educación. Curiosamente, sostienen que el impacto negativo en las sociedades desiguales es experimentado por los ricos y los pobres. Estos sienten que la desigualdad daña el tejido de la sociedad, por lo que es menos coherente y más estresante, además de amplificar la preocupación por el estado y la jerarquía social: «Si en serio queremos promocionar el bienestar de todos, la desigualdad es el lugar para comenzar». 

En tanto que un caso puede ser creado para promover políticas basadas en valores que ayudan a generar una sociedad más igualitaria, el problema es que la mayoría de personas de todo el mundo se encontrarán impotentes en cambiar la sociedad para mejor. Podemos, sin embargo, cambiar a nosotros mismos, cómo experimentamos el mundo en que vivimos y la forma en que reaccionamos. Una forma de mitigar los resultados negativos de la desigualdad es el desarrollo de una perspectiva más contenta hacia la vida y pasar menos tiempo en comparaciones infructuosas con los demás, que nos dejan sentir ya sea superior o inferior. Es verdaderamente emancipador comprender que ninguna de esas sensaciones conduce a un resultado positivo.

SER FELIZ 

En la novela Villette por Charlotte Brontë, Lucy Snowe se queja: «Ninguna burla en este mundo jamás sonó tan hueca como eso de que te digan que cultives la felicidad. ¿Qué significa dicho consejo? La felicidad no es una patata que pueda plantarse en la tierra y ser abonada con estiércol». Si estamos de acuerdo con Lucy, entonces estamos destinados a experimentar la vida tal como se nos presenta. 

En contraste Ricard nos dice: «La felicidad es una habilidad, una manera de ser, solo que las habilidades deben ser aprendidas». Plantea el caso de décadas de estudios e investigaciones asociadas de todo el mundo que demuestran que, sólo una pequeña cantidad de satisfacción con la vida es determinada por condiciones externas, tales como educación, riqueza, género, edad, etnia, etc. Sostiene, además, que no son las grandes conmociones externas en la vida las que más nos afectan negativamente, sino más bien las emociones negativas que se generan desde dentro. Como poeta Inglés del siglo 18 William Cowper puso en Mesa de Discusión, «la felicidad depende, como hace ver la naturaleza, menos en las cosas exteriores que la mayoría supone». 

No obstante, Ricard declara que podemos afectar en gran medida nuestros niveles de felicidad por la forma en que vivimos, pensamos y reaccionamos a los acontecimientos de la vida. Él cita un estudio en tetrapléjicos, que mostró que a pesar que la mayoría habían considerado inicialmente el suicidio, un año después de haberse paralizado la mayoría considera que sus vidas son buenas. El sufrimiento en la vida es inevitable, pero no la infelicidad. Podemos fijar nuestras mentes en las cosas que nos arrastran hacia abajo y sumergirnos en ellas, o podemos desafiar a nuestros pensamientos y emociones y se centrarnos en la creación de resiliencia mental junto con una disposición positiva. Layard cita psiquiatra Viktor Frankl, sobreviviente de Auschwitz: «Todo le puede ser quitado a un hombre, salvo una cosa, la última de las libertades humanas: elegir su propia actitud no importa la circunstancia en la que se encuentre».

EL PUNTO DE PARTIDA 

Hay una gran cantidad de investigación sobre la felicidad y, como en tantos ámbitos de la actividad académica, existen demandas y contrademandas en cuanto a los factores clave que determinan la felicidad. En su libro sobre el tema, Buettner identifica seis áreas principales que requieren nuestra atención si queremos llevar una vida feliz: la comunidad, el lugar de trabajo, la vida social, la vida económica, del entorno del hogar y el propio. Layard identifica un conjunto similar de factores. En todas estas áreas habrá cosas que podemos controlar y otras cosas que no podemos. Encontrar el equilibrio entre la adopción de medidas para mejorar nuestras vidas cuando podemos, y aprender a ser feliz a pesar de las circunstancias cuando no podemos, es una habilidad valiosa para cultivar. 

Está más allá del alcance de este artículo el cubrir en detalle cada una de las áreas mencionadas y hacerles justicia. Considere esto un empujón en la dirección correcta. En nuestra búsqueda de la felicidad, primero tenemos que detenernos y considerar cómo estamos viviendo nuestra vida—cómo que estamos pensando y actuando, las decisiones que estamos tomando y nuestras conjeturas. Entonces podemos empezar a retarnos a nosotros mismos para vivir de una manera que maximice la felicidad. Pero como hemos visto, no hay lugar para el hedonista, ni el individualismo egocéntrico. 

«Más bienaventurada cosa es dar que recibir».

Hechos 20:35 

Aquí es donde la antigua fuente de sabiduría anteriormente mencionada entra en juego. La Biblia deja claro que Dios quiere que vivamos una vida feliz y plena. Jesús dijo: «yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia» (Juan 10:10). 

El Libro de libros ofrece asesoramiento en la búsqueda de la felicidad a través de un enfoque global de la vida que se centra en el comportamiento correcto hacia Dios y el hombre, incluyendo un énfasis en la preocupación por los demás en lugar del cumplimiento de nuestros propios deseos o necesidades. El apóstol Pablo advirtió: «No mirando cada uno a lo que es suyo, mas a lo que es de los otros» (Filipenses 2:04). Y Jesús le dijo a sus seguidores: «No os acongojéis pues, diciendo: ¿Qué comeremos” , o qué beberemos” , o con qué nos cubriremos? . . . pero vuestro Padre celestial sabe que de todas estas cosas tenéis necesidad. Mas buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas» (Mateo 6:31-33). 

Pablo soportó enormes dificultades en el transcurso de su vida, aun así escribió, «he aprendido a contentarme con lo que tengo» (Filipenses 4:11, Versión JBS). Señaló que «gran ganancia es la piedad con contentamiento», mientras que «el amor al dinero es la raíz de todos los males» (1 Timoteo 6:6, 10). Del mismo modo, el hombre más sabio del mundo antiguo, Salomón, advirtió: «El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto» (Eclesiastés 5:10, JBS). «¡Cuidado!», Dijo Jesús. «Guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee» (Lucas 12:15, JBS). 

Resumiendo el enfoque ideal para una vida feliz, el antiguo rey de Israel, David, alabó a Dios con estas palabras: «Me harás saber la senda de la vida; plenitud de alegrías hay con tu rostro; deleites en tu diestra para siempre» (Salmos 16:11). 

Bienaventurados son los que

«Bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; por tanto no menosprecies la corrección del Todopoderoso» (Job 5:17). 

 

«Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni se sentó en silla de burladores; antes en la ley del SEÑOR es su voluntad, y en su ley pensará de día y de noche» (Salmos 1:1–2, JBS). 

«Gustad, y ved que es bueno el SEÑOR; dichoso el hombre que confiará en él» (Salmos 34:8, JBS). 

«Bienaventurado el que entiende sobre el pobre; en el día malo lo librará el SEÑOR. El SEÑOR lo guarde, y le dé vida: sea bienaventurado en la tierra, y no lo entregues a la voluntad de sus enemigos» (Salmos 41:1–2, JBS). 

«SEÑOR de los ejércitos, dichoso el hombre que confía en ti» (Salmos 84:12, JBS). 

«Bienaventurado todo aquel que teme al SEÑOR, que anda en sus caminos» (Salmos 128:1, JBS). 

«Bienaventurado el hombre que halló la sabiduría, y que saca a luz la inteligencia» (Proverbios 3:13, JBS). 

«Mas el que tiene misericordia de los pobres, es bienaventurado» (Proverbios 14:21b). 

«¡Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia (o rectitud), porque ellos serán saciados! ¡Bienaventurados los misericordiosos; porque ellos alcanzarán misericordia! ... ¡Bienaventurados los pacificadores; porque ellos serán llamados hijos de Dios!» (Mateo 5:6, 7, 9, JBS). 

Fuimos creados de tal manera que ciertos pensamientos y comportamientos dará lugar a la verdadera felicidad, no sólo pasar momentos de placerEl sitio web del Centro de Psicología Positiva de la Universidad de Pennsylvania establece: «Las actividades que hacen a la gente feliz en pequeñas dosis, tales como ir de compras, buena comida y hacer dinero, no conducen al logro a largo plazo». 

El historiador Darrin McMahon afirma que nuestro modernismo «tiende a imaginar la felicidad no como algo ganado a través de la cultivación moral, llevado a cabo en el transcurso de una vida bien vivida, sino como algo allá afuera que podría ser perseguido, capturado y consumido. Se ha pensado de la felicidad cada vez más como algo que se obtiene en pequeñas infusiones de placer, de sentirse bien en lugar de ser bueno, menos en vivir la vida bien vivida que experimentar el momento bien sentido». 

Aprender a como ser verdaderamente feliz es una habilidad que requiere práctica. Saber dónde buscar el consejo que nos lleve hacia el camino correcto a seguir es el primer paso en la dirección correcta.