Lectura que vale la pena

En la última década, tanto en su edición impresa como en su página Web, Visión ha publicado una amplia variedad de contenido acerca de temas clave de nuestro tiempo. Hoy en día los lectores tienen acceso al archivo de 10 años en www.vision.org. Es una mina de oro de información interminable acerca de cuestiones éticas y morales, matrimonio y vida en familia, medio ambiente, ciencia y religión, problemas sociales, salud y bienestar, historia, política y filosofía. En todas estas áreas nuestros escritores han tratado de informar de una manera única y desde una perspectiva bíblica, debido a que creemos que el libro más vendido en el mundo no ha pasado de moda, sino que ha sido distorsionado, mal interpretado y mal entendido. La necesidad de aclarar cualquier duda y confusión acerca del ancestral Libro no debería ser subestimada ni su éxito malbaratado.

«Visión... desafía nuestra fácil aceptación del presente. Presenta soluciones y da impulso basándose en el entendimiento de la a menudo olvidada y quizá poco conocida palabra de Dios».

David Hulme, “Ocho Palabras”, primera edición de Visión, 1999

En muchos casos, el prejuicio hacia la Biblia ha sido resultado de un rechazo entendible del mal ejemplo de algunos de sus adeptos o de una incapacidad para explicar el problema del mal en la creación de Dios, más que de una prueba de que sus principios no son válidos. Algunos libros recientes escritos por ateos y agnósticos que son hostiles con respecto a la Biblia dependen de argumentos vacíos y muestran una sorprendente ignorancia de su contenido y propósito.

Aquí les presento algunos extractos de una sola edición de nuestro archivo (correspondiente al Verano de 2005) para demostrar la variedad de Visión, su perspectiva única y por qué merece su tiempo y apoyo:

«Si la base de seguir a Cristo es servir a los demás, ¿qué nos dice esto de la relación de un esposo con su esposa, o de una mujer con su marido? ¿No deberían ambos buscar el bienestar del otro? ¿Qué parte tiene la brutalidad, la opresión o el abuso en dicho modelo? ¿Y qué parte debería tener en la sociedad en general?» («¿La Biblia está en contra de las Mujeres?»).

«En un mundo imperfecto la posibilidad de actos genocidas no puede ser desechada por completo. De hecho, es probable que ocurran a menos que sean contenidos activamente en el nivel individual, donde todos podemos actuar. La misma naturaleza humana necesita cambiar, y eso es exactamente de lo que tratan las páginas de la Biblia y lo que expresan los artículos de esta publicación. Conforme al propósito divino de Dios, la naturaleza vengativa, hostil y violenta del hombre puede ser cambiada para reflejar la naturaleza amorosa de Dios, y en la plenitud del propósito de Dios, ese cambio en la naturaleza humana finalmente abarcará el mundo entero» («Para que no olvidemos»).

«La creación es un espacio físico para el perfeccionamiento de una condición espiritual: el carácter humano. Éste es un ámbito difícil y doloroso debido a que hemos elegido el método de descubrimiento experimental para determinar qué funciona y qué no, y hemos visto muchas fallas debido a que nos negamos a buscar el punto de vista de nuestro Creador respecto a un carácter correcto» («¿Dónde está Dios?»).

«A pesar de los 20 siglos que han transcurrido desde la vida de Jesús de Nazaret y los acontecimientos descritos en el Evangelio, los relatos tienen tanta, sino es que más relevancia para nuestra época, porque necesitamos las verdades que imparten para vivir exitosamente en un mundo aún más complejo. La historia de la vida y enseñanzas de Jesucristo siguen llegando con profunda relevancia a nosotros, que necesitamos desesperadamente los Evangelios para el Siglo XXI» («Los Evangelios para el Siglo XXI», Parte 22).

En Visión buscamos la excelencia al publicar tanto la edición impresa como la página Web. La imagen y el contenido de nuestros productos pretenden distinguirse como algo que se debe apreciar: un diseño que complementa una lectura que vale la pena realizar. Esperamos que esté de acuerdo y que se decida a apoyar este trabajo tan necesario en la medida de sus posibilidades.