El Sendero Difícil

Jesús explicó que vivir la forma de vida que enseñó estaba llena de obstáculos. Advirtió a los que lo siguieron que sin importar cuán duro fuera el curso, la única opción era terminar el viaje.

¿Asume que cuando una persona sufre una tragedia, él o ella debieron haber pecado de una manera extraordinaria?

Jesús planteó esta idea cuando algunos dijeron que habían sido testigos de la muerte brutal de algunos de sus compatriotas. Al parecer, el gobernador romano de Judea, Poncio Pilato, había matado a ciertos galileos mientras sacrificaban en el templo. Luego mezcló su sangre con la de las ofrendas, un acto de gran profanación. Jesús preguntó a la multitud si pensaban que estas pobres víctimas habían sufrido porque eran culpables de peores pecados que otras personas.

Si bien su respuesta fue no, no fueron pecadores peores, aprovechó la oportunidad para señalar que todo pecado debe ser arrepentido. Si no nos arrepentimos y cambiamos nuestros caminos, dijo, todos perecerán, ya sea de la mano de un gobernante militar o de otra manera.

Jesús agregó a su argumento al preguntar acerca de otro caso específico de tragedia con el que su audiencia estaba familiarizada. Les preguntó: «O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén?» (Lucas 13:4). Nuevamente la respuesta fue no. No obstante el punto que hizo fue que todos nosotros moriremos para siempre si no nos arrepentimos de nuestros pecados.

Al enfatizar que a veces Dios permite un cierto período para el arrepentimiento, Jesús contó una parábola (versículos 6-9) acerca de una higuera que no dio frutos durante un período de tres años, entendida como una referencia a la duración de su ministerio en ese momento y su rechazo por su propio pueblo. Dijo que al cabo de tres años, el dueño de la higuera ordenó cortar el árbol. Su trabajador pidió un poco más de tiempo para el árbol; si después de la fertilización no dio fruto el próximo año, deberá ser destruido. Se cree que esto se refiere a la posibilidad de que nazca fruto del trabajo de Jesús entre su propio pueblo durante los últimos meses de su vida. Eso habría sido en el cuarto año de su ministerio. Ciertamente, el principio es que, aunque que se da tiempo para el arrepentimiento, la misericordia de Dios no se extiende para siempre. Llega el momento en que Él dice que ya es suficiente.

una Humanidad desligada 

Uno de los problemas que surgieron durante el ministerio de Jesús fue la observancia correcta del sábado. Jesús dejó en claro que estaba dispuesto a hacer buenas obras en el día de reposo. Y dijo que el sábado fue hecho para el hombre, no el hombre para el sábado. Cuando sanó a una mujer que había estado lisiada durante 18 años, el gobernante de la sinagoga local reprendió a la gente por pedir la sanidad en el día de reposo. Este dijo: «Seis días hay en que se debe trabajar; en estos, pues, venid y sed sanados, y no en sábado» (versículo 14).

La respuesta de Jesús fue mostrar la hipocresía de dicha declaración. Dijo que sus críticos voluntariamente desatarían un buey o un burro en el sábado y lo llevarían a beber agua; ¿Por qué, entonces, no debería "desatar" a una mujer de su afligimiento? Este fue un ejemplo humillante para el dignatario de la sinagoga, sin embargo la gente estaba contenta con la respuesta de Jesús.

Jesús pasó a explicar en un par de ejemplos la naturaleza del reino de Dios. Dijo que es como una semilla de mostaza, una de las semillas más pequeñas, capaz de crecer hasta un tamaño considerable. También es como la levadura, que se extiende por un trozo de masa (versículos 18-21). En otras palabras, el reino de Dios, que aún está por llegar en su plenitud en la tierra, crecerá desde un pequeño comienzo ahora en la vida de unos pocos hasta el dominio global. Se extenderá por toda la tierra.

Todavía queda un tiempo por delante en el que toda la humanidad finalmente vivirá en condiciones ideales. 

Ese es el futuro de este mundo cansado de la guerra. Todavía queda un tiempo por delante en el que toda la humanidad finalmente vivirá en condiciones ideales. Ese es el mensaje del reino de Dios que Jesucristo trajo. A medida que escuchamos los titulares de las noticias de cada día, vemos la desesperada situación de los pueblos del mundo, y sabemos que la respuesta debe venir de más allá de nosotros. Eso es lo que la Biblia enseña. Dios intervendrá para salvarnos de nosotros mismos.

la identidad real de jesucristo 

El invierno siguiente, Jesús fue al templo durante la Fiesta de la Dedicación, conocida hoy como el Festival de las Luces, o Hanukkah. Aunque no es una celebración ordenada bíblicamente, conmemora la liberación del pueblo judío en el año 164 a.C. del sangriento conquistador Antíoco Epífanes, rey de Siria. El Evangelio de Juan proporciona la única mención del festival en la Biblia.

Cuando Jesús caminó por el área exterior del templo, varios habitantes de Jerusalén se reunieron a su alrededor y le preguntaron acerca de su identidad. Le dijeron: «¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente» (Juan 10:24).

Jesús les recordó que se lo había dicho antes, mas no le creyeron. Dijo que sus obras demostraban quién era, y que sus seguidores oían en él la voz del Pastor. Dios les había dado a esos seguidores la habilidad de reconocer a su hijo, y no podían ser arrebatados de su relación con el Padre. Jesús también hizo una tercera declaración con respecto a su identidad, diciendo que él y el Padre tenían una unidad de espíritu y enfoque. Explicó: «El Padre y yo uno somos» (versículo 30).

Esto fue un capote rojo para sus oyentes judíos. Afirmaron falsamente que él había cometido blasfemia al igualarse a Dios el Padre. Como resultado, recogieron piedras y estaban listos para matarlo.

La respuesta de Jesús fue citarles parte de un salmo en donde la palabra en hebreo para «dioses», elohim, es utilizada. Les dijo: «¿No está escrito en vuestra ley, ‘Yo dije dioses sois?’» (versículo 34). En hebreo también elohim puede significar «jueces». En un juego de palabras, Jesús estaba diciendo que si Dios pudo aplicar esa palabra a los humanos, significando «jueces», ¿cuánto más podría aplicársela a su propio hijo, quien es parte de la familia de Dios, y significa «dios»? Una vez más Jesús en verdad dijo quién era él.

Además, dijo que no deberían creerle si no hacía las obras del Padre. Pero si pudieran reconocer que tales obras se estaban realizando, entonces deberían aceptarlas como una prueba física de lo que Dios estaba haciendo a través de él.

Este argumento causó muy poca impresión, excepto para convencerlos de tratar de ponerlo bajo custodia. Salvo que Jesús los eludió y siguió su camino a lo largo del Jordán hacia el área conocida como Perea, donde Juan el Bautista había bautizado por primera vez a la gente.

Lo que Juan había enseñado acerca de Jesús ya tenía su efecto. La gente en Perea comentó, «todo lo que Juan dijo de éste era verdad» (versículo 41). Como resultado mucha gente creyó en Jesús.

dos maneras de vivir 

Haciendo un recorrido por varias ciudades y pueblos, Jesús viajó lentamente de regreso en dirección a Jerusalén. Por el camino, alguien preguntó si solo se salvarían algunas personas. La respuesta de Jesús cortó derecho al corazón del problema con la naturaleza humana. Él dijo que deberíamos «Esforzarnos a entrar por la puerta angosta, porque muchos. . . intentaran entrar y no podrán» (Lucas 13:24).

A la hora del juicio, habrá quienes afirmarán que han trabajado en nombre de Jesucristo, y él les dirá que no los reconoce. Argumentando dirán, «[pero] delante de ti hemos comido y bebido». Entonces les dirá, «Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad» (versículos 26–27).

Fue una advertencia poderosa para cualquiera que se mostrara complaciente acerca de su familiaridad con Jesús, entonces y ahora. No es una cuestión de conocimiento, sino de hacer lo que dice. El conocimiento de la cabeza es de poca importancia si no se practica.

Jesús completó su respuesta con una imagen sorprendente para el presuntuoso. Él dijo, «Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos. Vendrán gentes del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos» (versículos 28–30).

No es nuestra pretensión el ser seguidores de Dios, sino nuestra práctica real del «camino angosto» es lo que importa.

Todos debemos protegernos de la tentación de sentarnos y asumir que estaremos en el lado correcto en ese momento. No es nuestra pretensión el ser seguidores de Dios, sino nuestra práctica real del «camino angosto» es lo que importa.

Ahora algunos de los fariseos se acercaron a Jesús y le aconsejaron que se fuera de Perea porque, dijeron, «Herodes quiere matarte». Perea estaba en el territorio de Herodes Antipas.

Jesús respondió con una respuesta muy fuerte sobre un líder político como lo encontrarán en los Evangelios. Les dijo: « Id y decid a aquella zorra, «Echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra. Sin embargo, es necesario que hoy y mañana y pasado mañana siga mi camino, porque no es posible que un profeta muera fuera de Jerusalén» (versículos 32–33, Versión RVR 1995).

Jesús reconoció la astucia de Herodes, quien después de todo fue responsable del encarcelamiento y la muerte de Juan el Bautista. También sabía que su propio ministerio estaba llegando a su fin. Cuando habló de hacer curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra, quiso decir que alcanzaría su objetivo en poco tiempo. Aún quedaba trabajo por hacer, pero casi había terminado. Y fue en Jerusalén, no en Perea, donde finalmente sería rechazado.

Jesús concluyó con una sincera expresión de preocupación por la ciudad de Jerusalén y todo lo que les había pasado a aquellos que habían venido allí por la autoridad de Dios. Dijo: «¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, pero no quisiste! Vuestra casa os es dejada desierta; y os digo que no me volveréis a ver hasta que llegue el tiempo en que digáis: ‘Bendito el que viene en nombre del Señor’» (verses 34–35).

En parte fue una declaración profética de la desolación que vendría a manos de los militares romanos en el año 70 d. C. La destrucción de la ciudad sería el resultado del rechazo de Jesús como el que podría haber evitado tal tragedia. También fue sin duda una referencia a los muchos años desde entonces, en los que Jesús no ha sido parte de la vida de la mayoría de su propio grupo étnico. Después de su muerte, dijo, la gente de Jerusalén no volvería a verlo hasta el día de su regreso a la tierra.

Tres Parabolas 

Más tarde, en un día de reposo, Jesús estaba en una comida con un prominente fariseo. La cuidadosa vigilancia de siempre se mantuvo para ver si el joven rabino de alguna manera violaba una de las reglas estrictas del grupo religioso.

Delante de Jesús estaba un hombre con una condición médica. Al percibir la hipocresía de sus anfitriones, Jesús preguntó a los fariseos y a los expertos legales presentes si era lícito sanar en el día de reposo.

Curiosamente, ninguno de los expertos le respondió. Entonces él se adelantó y sanó al hombre. Luego preguntó si sacarían su propio buey de una fosa en el día de reposo. Obviamente lo harían, pero de nuevo no dijeron nada.

Al notar que estaba en presencia de personas que estaban llenas de orgullo por su posición y estatus, aprovechó la oportunidad para enseñar algunas lecciones de humildad, imparcialidad y dedicación. Lo hizo al relacionar tres parábolas.

«Cualquiera que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido».

Lucas 14:11

La humildad es difícil de encontrar en el mundo de hoy. El mundo de los escribas y fariseos no era realmente diferente. Disfrutaban de la prominencia social que su estatus les daba. Pero Jesús les dijo que cuando los invitaran a una fiesta de bodas, debían tomar el asiento más bajo o menos distinguido en la mesa. De esa manera, su anfitrión siempre podría elevarlos si lo deseara. De lo contrario, si hubieran ocupado el puesto de honor sin haber sido invitados, se arriesgarían a la humillación de que se les pidiera que ocuparan un asiento más bajo. Concluyó: «Cualquiera que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido» (Lucas 14:11).

Dirigiéndose a su anfitrión, Jesús dijo: «Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos ni a tus hermanos ni a tus parientes ni a vecinos ricos, no sea que ellos, a su vez, te vuelvan a convidar, y seas recompensado. Cuando hagas banquete, llama a los pobres, a los mancos, a los cojos y a los ciegos; y serás bienaventurado, porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos» (versículos 12–14).

Algunos en la mesa con él comentaron sobre la bendición que sería asistir a una comida así en el reino de Dios. En respuesta, Jesús contó una historia punzante sobre un hombre que preparó una gran fiesta para mucha gente (versículos 16–24). A los invitados se les dijo que la comida estaba lista, y comenzaron a hacer todo tipo de excusas por no poder venir. Uno dijo que acababa de comprar un terreno y necesitaba verlo. Otro dijo que había comprado algunos bueyes y que debía probarlos. Un tercero dijo que estaba recién casado y no pudo hacerlo.

El siervo del hombre que estaba dando el banquete regresó y le dijo a su amo, el cual se enojó y le ordenó a su sirviente que abriera el banquete a los marginados y a cualquier otra persona que pudiera venir. Pero el sirviente debía mantener alejados a los invitados originales. Su ingratitud les había impedido compartir la fiesta.

La lección fue obvia. Los líderes religiosos que no reconocieron a Jesús por lo que él era, serían excluidos del reino de Dios.

Estas tres parábolas refuerzan tres principios importantes en la vida. Necesitamos una abundancia de humildad, debemos ser justos con todas las personas, y no debemos rechazar la oferta de un lugar en el reino de Dios poniendo excusas después de que seamos invitados a participar.

Estimando el Costo 

Los viajes de Jesús en Perea casi habían llegado a su fin. Pronto tendría que ir a Jerusalén y enfrentar la muerte. En este contexto, le dijo a la gran multitud que viajaba con él, que el costo del discipulado era elevado. Dijo que cualquiera que no estuviera preparado para llevar su propia cruz y seguirlo no era digno de ser un discípulo.

Aconsejó que las personas deben contar el costo antes de comprometerse con un curso de acción. Los constructores no deben construir edificios sin estimaciones de costos y el respaldo financiero para completar el trabajo. Del mismo modo, los líderes no van a la guerra a menos que crean que pueden ganar y se comprometen a hacerlo (versículos 28–33). La voluntad de darlo todo puede ser necesaria para lograr el objetivo en cuestión. Como Jesús señaló, los seguidores no deben ser personas anodinas, como la sal que ha perdido su sabor (versículos 34-35). Debe haber fortaleza interna. Nadie logrará mucho en la vida cristiana sin un compromiso sincero.