La Piedra del Mar Muerto o «La Revelación de Gabriel»

Las celebraciones del LX aniversario del descubrimiento de los Rollos del Mar Muerto (RMM) destacaron otro descubrimiento arqueológico que durante algún tiempo ha estado esperando su oportunidad para salir a la luz. Mientras que simultáneamente se suscita un renovado interés de los medios de comunicación en los manuscritos, la piedra generó titulares tales como «Tablilla provoca debate sobre la Resurrección» y «Tablilla antigua enciende debate acerca del Mesías y la Resurrección».

Los detalles de esta antigüedad se publicaron en 2007 en la revista hebrea Cathedra y los medios de comunicación de habla inglesa en Israel también escribieron acerca de ella, aunque en un principio la tablilla no atrajo la atención que garantizaba, por lo que quienes se reunieron para la conferencia por el aniversario de los RMM le dieron alguna importancia a la discusión del artefacto, que puede datar de la misma época que los manuscritos.

Un coleccionista privado en Suiza ha sido el propietario de la piedra durante los últimos 10 años, pero, debido a que no se encontró en una excavación arqueológica supervisada, carece de procedencia y, por tanto, de autenticidad. Aunque no hay ninguna razón convincente para creer que se trata de una falsificación, dados los problemas que apremian al mundo arqueológico con la comercialización en años recientes de artefactos falsos, las personas se muestran muy precavidas con respecto a esta piedra. Si no es una falsificación, se cree que muy probablemente fue robada de una tumba al sur de Jordania y vendida en el mercado de antigüedades.

Un aspecto fascinante de la tablilla es que el mensaje no está inscrito con un cincel o un estilo como se hace normalmente en piedra, sino que fue escrito utilizando un bolígrafo y tinta. Antes era común escribir con tinta en piezas de cerámica —el equivalente del mundo antiguo a los memorandos y la mensajería instantánea—, pero hoy en día sólo se conoce de la existencia de otra piedra de la época con una inscripción en tinta, encontrada en Qumrán en los años cincuenta como parte de las excavaciones arqueológicas de los RMM.

A pesar de que éste es un extraño ejemplo de una inscripción como tal, su posible significado ha generado una intriga aún mayor. Esto se debe en parte a que la piedra está dañada, por lo que el mensaje está incompleto.

No obstante, a pesar del daño, el profesor Israel Knohl de la Universidad Hebrea analizó e interpretó rápidamente el mensaje. Señaló con entusiasmo su similitud (conforme a lo que había leído) con los himnos mesiánicos de Qumrán, acerca de los cuales había escrito en el pasado. En su opinión, la piedra, junto con los manuscritos y varias referencias del historiador judío del siglo primero, Flavio Josefo, hablaban de una figura mesiánica que fue asesinada con la esperanza de resucitar «tres días después».

Pero Knohl no se refiere a Jesucristo. En el año 2000 publicó un libro titulado The Messiah Before Jesus: The Suffering Servant of the Dead Sea Scrolls [El Mesías anterior a Jesús: El Siervo Sacrificado de los Rollos del Mar Muerto]. Sus compañeros describieron la tesis del libro como «atrevida», «imprudente» y «provocativa». Uno de ellos predijo que las ideas de Knohl «provocarían una tormenta de controversia». Un comentario así es entendible debido a que una opinión muy extendida entre los especialistas bíblicos es que las personas que vivieron durante aquella época, a la que se hace referencia como el periodo del Segundo Templo, no esperaban pronto la llegada del mesías como lo expresaron más tarde los escritores del Nuevo Testamento. Una afirmación común es que la idea de un salvador —un «siervo sacrificado»— fue agregada más tarde para justificar la muerte de Jesús como el Mesías.

Las afirmaciones de Knohl son problemáticas en muchos aspectos, pero sí falsifican la idea de que nadie de la comunidad judía precristiana estaba esperando al mesías. Y Knohl no es el único que opina de esta manera. Otros investigadores también han escrito acerca de los aspectos mesiánicos de los Rollos del Mar Muerto y otra literatura del periodo del Segundo Templo. Brant Pitre, en su volumen Jesus, the Tribulation, and the End of the Exile: Restoration Eschatology and the Origin of the Atonement [Jesús, la tribulación y el fin del exilio: Restauración de la escatología y el origen de la expiación], considera la idea de un mesías sacrificado como si se hubiera esparcido ampliamente, basándose en otros escritos de la época. Una crítica del libro de Pitre opinaba que sus «análisis y conclusiones… tendrían consecuencias bastante importantes» y que «exigían al menos que la evidencia se reevaluara seriamente» (John A. Dennis, Review of Biblical Literature, Junio de 2008).

Independientemente de la autenticidad de la inscripción o de la precisión de su traducción como un todo, el artefacto tiene el potencial de hacer regresar el tema del mesías sacrificado al centro de la discusión entre los especialistas, sin importar sus creencias religiosas.