¿Qué Debe Hacer una Madre?

De todas las dificultades que enfrenta una madre soltera, la más angustiante puede ser el asimilar la compresión actual acerca de los padres. Ya no se considera a la paternidad simplemente como un papel biológico o económico de los hombres. Mientras que las investigaciones siguen reafirmando el hecho de que los hombres contribuyen de manera única y vital a la vida de sus hijos, hay que reconocer la realidad de que algunas familias deben funcionar sin ellos. Cuando esto sucede, ¿las madres solteras y sus hijos deberán sufrir las consecuencias o acaso puede una madre soltera criar hijos sanos y felices? De acuerdo con la directora de capacitación del Instituto Gurian, Kathy Stevens, no cabe duda de que puedan —y ella lo sabe bien. Stevens, quien crió a dos hijos siendo madre soltera, es coautora de diversos libros sobre las necesidades de los niños y compartió recientemente con Visión algunas de sus ideas sobre lo que una madre soltera puede hacer para compensar la ausencia del padre en la vida de su hijo.

«La familia es el primer lugar en donde hay que buscar», comenta. «¿Algunos miembros de la familia son un buen ejemplo a seguir y están dispuestos a ayudar? Si los hay, ellos son la mejor alternativa, porque entonces estás creando una conexión con la herencia de los niños». Pueden ser tíos, abuelos, primos… incluso hermanos mayores; sin embargo, sí necesitan ser el tipo de persona que te gustaría que tus hijos imitaran y que estuvieran lo suficientemente cerca como para ser una influencia regular.

Si ésta no es una opción, Stevens recomienda elegir y desarrollar una familia dentro de la comunidad: «En The Minds of Boys [La mente de los niños] hablamos mucho sobre el desarrollo de un equipo guiado por uno de los padres y de cómo evaluar a los miembros de dicho equipo», comenta. «¿A quién quieres en el equipo? Siéntate a hablar con cada uno de ellos acerca de cuánto aprecias que esa persona sea parte de la vida de tu hijo. Coméntale de las cosas que respetas y aprecias de esa persona, y hazle saber que eso es lo que deseas que tu hijo vea en ella. Incluso si son sólo amigos, convierte a este pequeño círculo en una familia cercana».

A pesar de que los niños necesitan a los hombres como un modelo biológico a seguir, reconoce que las hijas también necesitan ayuda. «Tanto los niños como las niñas necesitan a su papá», señala. «Es verdad que las niñas necesitan a su papá de igual manera, pero por diferentes razones. Existen muchos factores de riesgo para las niñas cuando su papá no está —y están bien documentados—; sin embargo, hay que tener mucho cuidado con los modelos masculinos que se eligen para las niñas, ya que ellas tienden a ser víctimas de abuso sexual más que los niños».

Stevens hace hincapié en que uno de los mayores retos para las madres solteras es darse cuenta de que el reconocer que necesitan ayuda no significa aceptar el fracaso. «Puedes ser una gran mamá», asegura, «pero no puedes ser una gran mamá y un gran papá». Ella recomienda que las madres solteras pidan ayuda y luego retrocedan y dejen que la ayuda se ponga en marcha. Así como las madres casadas algunas veces quieren que los padres interactúen con sus hijos de una forma femenina, las madres solteras también podrían tener dificultades para dar lugar a las diferencias entre la educación masculina y la femenina, pero tales diferencias son realmente la razón principal por la que los hijos necesitan de ambos modelos a seguir. Incluso dentro de los parámetros de valores similares, con frecuencia hay lugar para las maneras particulares de resolver ciertos asuntos.

A pesar de que puede ser un reto encontrar y forjar relaciones con otras personas que comparten nuestros principios morales, Stevens sugiere conocer a los padres de los amigos de tus hijos. «Lo que descubrí con mis hijos» comenta, «fue que los padres de sus amigos los buscaban. Ésa fue una muy buena fuente para los niños y para mí: en ocasiones, cuando mi hijo estaba pasando por situaciones que yo no podía controlar del todo, contaba con alguien con quién hablar». El camino hacia estas relaciones puede ser tan simple como permitir que tus hijos pasen tiempo con sus amigos y las familias de sus amigos.

Las madres solteras también pueden hacer que sus hijos participen en actividades que les ayudarán a desarrollar sus intereses y con las que formarán sus propias relaciones con los mentores que necesitan; pero, una vez más, es importante elegir actividades en que dichas personas reflejen tus principios y valores morales. «Esto es lo que le ayudará a tomar decisiones respecto a su carácter: lo que es aceptable y lo que no lo es», enfatiza Stevens. «Cuando invitas a alguien a cenar, si tu hijo ve a un hombre con buenos modales y que se comporta de manera respetuosa con las mujeres que lo rodean, esto tendrá un impacto. Los niños siempre están absorbiendo información de las personas que se encuentran a su alrededor».

Por supuesto, la responsabilidad no recae sólo en las madres solteras. Las parejas casadas pueden ayudar incluyendo en sus círculos sociales a familias de padres solteros y a los amigos de sus hijos que no tengan a su padre. Según Stevens, «todos los miembros de la comunidad forman parte de la vida de estos niños. Cuando impartimos programas para padres siempre les digo a los papás que se encuentran entre el público: “Si ustedes son todo lo que necesitan ser para sus propios hijos, consideren hacerse cargo de uno más”. Si cada buen modelo masculino lo hiciera, todos los niños tendrían a alguien. No creo que las personas no lo hagan porque no les importe, sino que no lo hacen porque no han pensado en ello».